Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram
17 octubre 2021

Reseñamos: UnMetal

La parodia de Metal Gear que hará reír a más de un fan de la obra de Hideo Kojima



UnMetal de UnEpic Fran es un título que en todo momento recuerda a las primeras entregas de Metal Gear, aquellas que venían antes de los acontecimientos de Shadow Moses, y que tanta fama tuvieron en PlayStation.

Sin embargo, el autor español da un giro a su musa bélica, al no tomarse en serio ni sus propias mecánicas, líneas de guion y personajes. Algo que le da frescura y originalidad, por más que no lo parezca a simple vista.

Será difícil hacerle honor al amplio nivel de comedia del juego. Es un factor determinante ya que se trata de una historia dentro de otra historia contada por el protagonista, en la que se presentan no una, sino varias fumadas mentales. Y todo en pos de quedar bien parado.



El argumento de UnMetal comienza con Jesse Fox, un ¿soldado? que cuenta cómo fue apresado por un crimen que no cometió, y literalmente lo arrestaron por un crimen que no cometió, para luego ser llevado a una base militar.

Aunque antes se plantea que todo se trata de una narración del mismo Jesse, quien narra su experiencia en territorio enemigo ante un teniente, un general y un par de soldados (que no le creen una palabra) dentro de sus instalaciones militares.

Hasta ahí suena como la típica historia en un entorno belicoso con sus giros y misterios ocultos, pero créanme que es y no es como se la describe. En parte se debe a los desvaríos mentales de Jesse, quien relata según sus recuerdos, además de que agrega elementos sobrenaturales que ni de lejos sucedieron.



Locuras como inventarse que se enfrentó a ¿criaturas paranormales?, o que atravesó todo tipo de problemas con altura como si se tratara de algún super soldado altamente entrenado. Por más que te cuente que no es ningún soldado, ni mucho menos un héroe. Y realmente no lo es, al menos no de la forma en la que Solid Snake hacía referencia. Solo es un tipo tonto y carismático.

Muchas de esas bizarreadas (en el sentido anglosajón de la palabra) las va a padecer el jugador en luchas contra jefes, o en tomas de decisiones tan locas como la de incluir criaturas impensadas en un aventura de este tipo. Te pueden salir con cualquier cosa de la nada. Al final todo tiene un propósito, y más de uno se va a sorprender.

La cuota de humor de UnMetal se ve en todos lados. Los mismos guardias que resguardan cada escenario se llaman Mike, por el simple hecho de que Jesse se lo inventó o porque no prestó atención a sus nombres. Y cuándo se menciona “todos”, dejo libre a los jefes, que ahí sí se encuentran las referencias de lleno a Metal Gear Solid.



En donde no sorprende tanto es en lo jugable, no es por nada, va más por el lado de que emula a los primeras aventuras de Snake en MSX y con lujo de detalle. La misión es la misma para ambos títulos, escapar sin ser detectado. No obstante, en UnMetal se permiten algunas licencias que lo hacen menos riguroso.

El jugador solamente puede moverse en cuatro direcciones, algo que da para un par de chistes en el mismo juego. La acción transcurrirá en plena noche, un plus que ayudará a pasar desapercibido ante la corta visión de las patrullas que rellenan cada zona.

Ya que se los nombra, los guardias podrán ver solo lo que tienen en frente, y al igual que en MGS, reaccionan al sonido, si no se duermen en plena vigilancia. Ellos irán a revisar si golpeas un caja o la pared en cierto lugar o ángulo. Un momento exacto para mandarlos a dormir. A lo largo del juego se hará más complejo lo de pasar sin ser detectado, además de que se cambiarán rutas y formas de detección en instancias finales. Lo más efectivo es atacar siempre por las espaldas.

En caso de que te detecten, se activará la alarma, y en cuestión de instante hordas de soldados comenzaran a dispararte. Tres balazos y fin de la partida. No hay muchas formas de esconderse, pues las puertas se cierran y acá no hay cajas que ponerse, lamentablemente. Aunque sí hay un breve gag escondido por ahí.



Sin embargo, en UnMetal recibirás experiencia cada vez que incapacites a un soldado sin ser visto. Al llenarse toda la barra del marco superior derecho, saldrán dos mejoras de personaje por nivel. Solo se puede elegir una, y la otra que resta no volverá a aparecer en lo que resta de juego.

Una simple voltereta sumará agilidad al repertorio de movimientos, y no mucho más. En ese sentido, la lista juega entre el limite y lo variado.

Se pueden dar puñetazos a todo, hasta camiones y tanques de gas (ojo que explotan), que son muy útiles para noquear enemigos al tercer impacto. Al estar en el suelo se amplían las acciones, desde examinar si llevan algún item guardado o subirlo a los hombros y llevarlo a algún rincón en donde nadie pueda verlo. Ambos movimientos se hacen con el mismo botón.

La profundidad se encuentra mayormente en el inventario y en las armas. Durante el título, te encontrarás con objetos que son únicos o tienen la posibilidad de combinarse con otros. El crafteo de toda la vida.

Aunque a veces se deberán usar en un orden determinado para poder continuar con la historia. Los puzzles de siempre, que van desde los más simples hasta los que son un poco más complejos. Todavía maldigo el de la torre de comunicaciones.

Se agradece que en la versión de UnMetal en PC pueda configurarse cada objeto (sin entrar al menú de opciones) por medio de un botón del teclado. Ayuda a que no des tantas vueltas entre el juego y el inventario. Hay algunas teclas que no son accesibles por estar ligadas a un movimiento predeterminado.



El armamento lo abre un tirachinas (también conocido por estos lares como gomera) que debe ser combinado antes de usarse. La munición no serán piedras, sino bolas de uranio empobrecidos. A partir de ahí irán a mayores con: una pistola, un paño con cloroformo (recomiendo que lo huelan antes de usarlo con otros), granadas de diferentes tipos, y un lanzacohetes. Hay un lanzallamas que se encuentra a raíz de ciertos acontecimientos, pero no dura demasiado.

Por otro lado, habrán botiquines para curarse, vendas ilimitadas que detienen el sangrado y orinales para… guardado rápido de la partida. Sin salirse del tema, monedas arrojadizas para distraer guardias, un walkie-talkie, gafas de sol, un reloj que marca la hora exacta (y sirve al final) y otros elementos indispensables como tarjetas de acceso, gafas de visión nocturna, chaleco antibalas y más.

Se debe destacar el walkie-talkie que sirve para comunicarse con personajes de apoyo como el Coronel Harris que te guiará durante toda la sesión, Robert, un periodista que fue apresado por tomar fotos incriminadoras, y la Doctora, que vuelve loco al protagonista. Una clara alusión al Codec de Metal Gear, que se puede utilizar desde que se obtiene, pero no es una mecánica muy profunda. Las charlas de UnMetal no son tan variadas.



Antes se mencionó que los guardados rápidos se hacen en orinales, que primero se deben encontrar. Bueno, el punto de guardado principal es su hermano mayor: los baños. Y los soldados también tienen sus necesidades, y justamente a uno que otro lo vas a agarrar en su momento. Otro factor destacable es que los orinales (o bacinicas) se vacían en estos sitios. Y no agrego más comentarios.

UnMetal no es tan largo. En tan solo unas 11 horas se puede completar su modo campaña con gran parte de los logros obtenidos. Se extiende un poco más si se va por el 100% del juego, o incluso reducir tu propia marca en una segunda vuelta.

Las peleas contra jefes van desde lo común, hasta rozar el ridículo (en el buen sentido) y terminar en una luchas sin cuartel. Momentos como el tradicional duelo de balazos contra un alto mando, batallas frente a enormes criaturas (no es broma) y maquinaria militar, y un final en la que cada proyectil está contado.

En muchos enfrentamientos escasean los recursos, a pesar de que hay cajas para reponer cada munición o granadas. Es una elección. Ir por más en medio de la trifulca y arriesgarse a recibir daño, que dicho sea de paso, te pueden llegar a vencer con un solo toque en la mayoría de encuentros. O arreglarte con lo que tienes.



A esta altura ya te habrás dado cuenta de que UnMetal reporduce perfectamente a los Metal Gear clásicos. Aún así, tiene su propia de llevar la situación por más referencias visuales que hayan, como la forma en que se usa el walkie-talkie.

Hay un buen nivel de detalles en los gráficos, se nota el acabado en cada escenario, desde un simple baño hasta lo profundo de una cloaca, y finalizar en lo alto de un edificio ultra secreto, no tan secreto. Se juega un poco con la temática bélica y la distorsiona para no llegar a ser tan repetitivo. A veces con buenos resultados y otros que son pasables.

La historia se cuenta en gran parte por diálogos en medio del juego, pero cada tanto habrá un par de cinemáticas que por lo general son: Jesse en el interrogatorio con una que otra variante, y que entran en el campo del spoiler. Es por el tramo final que van a aparecer más escenas.

Es de remarcar lo bien hecha y cuidadas que están, por sobre toda la puesta en escena que da ese aspecto a “serio”, a la par que de la boca del protagonista sale alguna de sus patrañas.



En lo que a banda sonora respecta, está ahí, pero casi que ni se escucha o no se presta atención. En principio de genera ese ambiente tenso y de infiltración, y en los enfrentamientos contra jefes sube el volumen a algo más explosivo. Sin embargo, no vas a encontrar ninguna melodía memorable como si pasaba en su contraparte.

En donde si se trabajó, y mucho, es en la actuación de voces. El doblaje de UnMetal cuenta con casting en Inglés y Español. Sobre este último se va a remarcar lo bien trabajado de los actores, en la que el rol principal se lleva todos los aplausos.

La interpretación de Enrique Carmena (Jesse Fox) transmite carisma en todas sus frases. La seriedad que intenta demostrar el protagonista se suma al carácter de su voz. La sensación inicial y el porte de “tipo serio” que mantiene se cae al momento que dice algo. De nuevo, en el buen sentido.



Más de una vez va a jugar con su propia voz para engañar enemigos o para darle más énfasis a su relato, no se toma en serio ni asimismo y ahí es donde radica su valor. Él es Jesse Fox.

Más que imitar, parodia a David Hayter y Alfonso Vallés, ambos reconocidos en su tierra por darle vida a Solid Snake, uno para la versión estadounidense y otro para la española.

Párrafo aparte a Andrew Noves William, quien hace la voz de Jesse Fox en Inglés y que sí se le nota más el parecido a Hayter. Mucho no puedo remarcar, ya que esta historia me la contó el Sr. Carmena a través de un patán con bandana y camuflaje.

Los demás, y dan “el pego” como bien dicen por allá, y que acá se adaptaría como “zafan“. La doctora tiene un falso tono ruso, el Coronel Harris es un Roy Campbell sin más y Robert que te cae bien con solo escucharlo. Como mucho el General X (así se llama) que te deja en claro que es el “malo maloso” de turno, a pesar de que no aparece mucho.



UnMetal es un chiste muy gracioso y divertido. Entiende que no puede suplir el espacio de un Metal Gear Solid, es muy grande, y más ahora que está huérfano. Es por eso que desdobla su trama y filosofía para darte momentos de diversión jugable y por qué no verbales.

Muchas situaciones raras, extrañas, hilarantes y graciosas conforman su historia. No solo vive de eso, sino que suma una jugabilidad férrea, gráficos solidos y unas voces que engranan en todo momento.

Las horas de juego son extensas y hay cierto factor re-jugable en dificultades más altas. A eso se le suma los que quieran terminar en menos tiempo, sin ser detectado o sin usar armas. Tienen para rato.

En definitiva las va a pasar muy bien con la creación de Fran, quien demuestra su cariño por la saga de sigilo, y que los fanáticos deberían probar si ya se pasaron toda la saga constituida por Hideo Kojima y tienen ganas de algo más. No se van a encontrar con la misma carga en la trama, pero que la van a pasar bien, la van a pasar bien.



Autor:

Axel Gonzalo Mansilla


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *