Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram
23 julio 2022

Reseñamos: Stray

El género cyberpunk brilla ahora más que nunca a través de la perspectiva de un gato



Este año ha sido destacado por ser uno que experimenta y trae ideas frescas a la industria, con algunos juegos dando los primeros pasos hacia nuevos territorios y ofreciendo conceptos necesarios para el futuro. Pero nada se compara con ser un pequeño felino solitario que se embarca en una búsqueda a través de un mundo postapocalíptico.

BlueTwelve Studio trae algo realmente interesante a la mesa con Stray, el juego que se ha robado el corazón de todos. Y al ser el primer título de lanzamiento en el nuevo Playstation Plus, muchas personas han podido jugarlo en sus primeros días. Entonces, hablemos sobre qué hace que este juego indie sea tan especial.

Esta reseña NO contiene spoilers.



En un mundo en el que la humanidad desapareció hace mucho tiempo, nuestro pequeño héroe sin nombre cae en una ciudad abandonada y se embarca en una búsqueda para encontrar a su familia. Solo para descubrir que la ciudad está invadida por Zerks, pequeñas criaturas que comen todo a su paso.

Afortunadamente, en nuestra aventura no estamos completamente solos, porque nuestro compañero es B-12. Este pequeño androide nos ayudará a traducir todo en el mundo y comunicarnos con los robots que aún viven aquí. Estos robots fueron dejados atrás por la humanidad y continuaron sus tareas. Nunca se confirma si los seres humanos murieron o se fueron, pero se asume cualquiera de las dos. Por lo tanto, vemos que estas máquinas toman el estilo de vida de ciudadanos normales con sus propios nombres y personalidades.


El momento que pone en marcha nuestra aventura es breve, pero te tocará el corazón.

Un detalle interesante es que no se dice ni una sola palabra comprensible en el juego. Los robots han creado sus propios idiomas y B-12 ayudará a traducir lo que dicen. El mundo que nos rodea está vivo y tiene mucho que expresar, con coleccionables que nos ayudan a comprender qué le sucedió a esta ciudad y por qué se ha convertido en una distopía.

La forma en que Stray projecta emoción a su historia con expresiones, modales y música es excelente. El juego podría haber pasado por completo sin un solo uso de texto y aún sentirías el impacto.


El juego está lleno de referencias.

Sin embargo, cuando empiezas a enamorarte por completo de su mundo, ya es demasiado tarde. El juego es muy, muy corto, y realmente podría haber tenido algunos capítulos más para apreciar completamente la importancia de nuestra aventura.

Esto no quiere decir que la narrativa sea mala ni nada, de hecho, es fantástica. Pero cuando Stray mejora, simplemente termina y te deja con ganas de mucho más. Tienes lugares para explorar y mucho que ver en las miniáreas abiertas, y podrían haberlas usado mejor para permitirnos admirar más el juego.



Stray es un juego bastante sencillo que comparte elementos de plataformas y rompecabezas. Controlamos a nuestro pequeño gato a través de hermosos y peligrosos entornos escalando tejados y reliquias del viejo mundo. Cuando se trata de jugabilidad, Stray enfatiza los saltos contextuales para su exploración, mientras que la mayoría de las animaciones son automáticas y fluidas. El juego agrega elementos de sigilo, secuencias de persecución e incluso combate, pero nada se hace más de dos veces, lo que da lugar a la variedad y ritmo constante.

El título está dividido en capítulos, lo que da una buena idea de qué mecánicas se presentan y dónde, y como mencioné antes, no se usan más de dos veces y nunca son parte permanente del juego. Esto también complementa la narrativa que va de la mano con la jugabilidad, haciendo que el juego sea siempre interesante porque tiene algo diferente que presentar en cada escenario.


Siempre es divertido quedarse quieto y apreciar el ambiente.

Una parte crucial de Stray son las miniáreas abiertas que tienen habitantes con sus propias historias que contar, y creo que cuando se trata de jugabilidad, aquí es donde el juego brilla más. Porque BlueTwelve hizo un excelente trabajo al darnos ese instinto de ser un gato curioso. Nunca hay un objetivo para hacer algo específico, todo es natural y si quieres jugar con un control remoto de TV, puedes hacerlo. Si quieres empujar un cubo de pintura y arruinar los muebles de alguien, definitivamente puedes salirte con la tuya. Además, los robots reaccionarán a tu maullido y actividades lúdicas, lo cual es adorable.


Cada robot es completamente único y comparte una historia.

Cada una de estas secciones abiertas tiene una o dos misiones secundarias que te otorgan una pequeña insignia, realmente no recompensa mucho, pero agrega un poco de tiempo extra a un juego que ya es corto. Definitivamente debería haber más actividades y contenido adicional en estas áreas porque son hermosas y están bien diseñadas para pasar horas en ellas. Había mucho potencial aquí para permitirnos apreciar más de lo que crearon los desarrolladores. Y por cierto, ¿por qué no hay un modo foto? ¡Este juego es precioso!



El verdadero punto brillante de Stray es su diseño visual y su soundtrack. Sin lugar a dudas, este es el juego más hermoso de 2022 hasta ahora. Desde un punto de vista gráfico, Stray impresiona con uno de los trabajos de luz y ambientes mas fenomenales que he visto.

Lo que hace que la inmersión en el juego sea tan importante es el hecho de que estamos viendo todo desde la perspectiva de un gato, por supuesto. Cuando deambulamos por las calles, nos sentimos diminutos e indefensos, teniendo que mirar hacia arriba a todo lo que nos rodea, mientras que al contrario, cuando estamos en los tejados, tenemos una visión perfecta de todo y sentimos más libertad.


Uno de los escenarios de Cyberpunk más creíbles hasta la fecha.

El diseño artístico de Stray es único. Cada momento se siente como una obra maestra de un arte conceptual, créanme cuando digo que van a tomar muchas fotos. Además de eso, el juego es muy cinemático y sabe cómo hacer un trabajo de cámara impresionante para ayudar a generar un mayor impacto. También me gustaría señalar que tiene algunos elementos de terror muy sorprendentes.

Dondequiera que vayas, las luces y el uso de reflejos te darán una señal instintiva de que hay algo que explorar. La forma en que el agua complementa los colores y la hace sentir viva es realmente impresionante. A veces incluso se siente como ray tracing, pero no lo es, son solo puras elecciones artísticas que están en el juego.


No hay mapas ni marcas de búsqueda, la exploración depende de ti.

Siempre hay algo en el suelo como botellas, latas y todo tiene una reacción a tu movimiento con una física impresionante. Incluso los libros se caerán en el momento en que saltes de ellos. Casi todos los rincones de este mundo están llenos de detalles y se sienten como una película de Studio Ghibli. La paleta de colores y la estética distópica realmente le hace justicia al género cyberpunk, algo que hoy en día haría sonreír a Ridley Scott.

Gráficamente, este juego es muy importante, porque establece un nuevo estándar para los indies. Si bien hay una gran cantidad de juegos en esta categoría que son visualmente impresionantes, Stray lo lleva un paso más allá de lo que podríamos imaginar de un estudio tan pequeño.


Cada momento es una experiencia cinematográfica.

La música de Stray agrega mucha personalidad a cada momento, la mezcla de melodías futuristas y lofi le da al jugador una idea de lo que está sucediendo. ¿Entraron en una habitación con algo específico para encontrar, o llegaron a un área con peligro a la vuelta de la esquina? No hay que decir una palabra, la música expresará más que suficiente para indicar la situación.

En el lado técnico, Stray funciona muy bien tanto en PS4 como en PS5. Este último corre a 60 FPS con una resolución más alta e incluso haptic feedback en el Dualsense. Los únicos bugs que encontré fueron algunos AI de enemigos y NPCs que no funcionaban correctamente, lo que me hizo reiniciar checkpoints a veces.



Stray da la misma emoción que encender una vela, escuchar la radio lofi hip hop en YouTube y comenzar a leer un libro. Su ambiente y tranquilidad es algo que lo convertirá en un juego de comodidad para muchos y pienso que eso lo vuelve muy especial.

Este título es como un limpiador de paladar en un año repleto de juegos masivos que están saturando el mercado. En una época donde te lo sirven entero en la mano y te guían en todo, Stray rompe con esto. Y a pesar de que también sobresale en sonido, arte y animaciones, el juego podría habernos dado más tiempo para estar en su mundo, porque justo cuando comencé a enamorarme, rápidamente me sacó de la experiencia.



Autor:

AJ Almoza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.