Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram
9 octubre 2021

Reseñamos: Steel Assault

El frenetismo arcade de un título que dura poco, pero que se disfruta igual



Steel Assault es un título creado por Zenovia Interactive y publicado por Tribute Games Inc., y ambos estudios tienen un prontuario en el cual el carácter “retro” destaca en su catalogo. Es en su producción más reciente que toman un poco de todo para crear una aventura express y con gusto a recreativa noventera.

En sí recuerdo muy bien haberlo conocido por un video de hace meses que lo tildaba de “fusión entre Contra y Metal Slug. Si bien tiene algo de eso, no es tan así como lo describían. Para enterarte de qué va realmente Steel Assault, te recomiendo que continúes con tu lectura.



La historia se centra en Taro Takahashi, un sobreviviente de la dictadura de Magnus Pierce, un antiguo candidato a presidente que tomó las riendas del poder de una futurista Estados Unidos, para sumirla en un completo caos. La mano de hierro de Pierce es algo que el protagonista tuvo que sufrir desde su infancia, cuando perdió a sus padres.

Pasados los años, Taro crecería para hacer frente a la delincuencia e injusticia, y para ello portará un traje exoesqueleto y un potente látigo electrónico. Sin embargo, no estará solo, ya que tendrá un par de compañeros que lo pondrán al tanto de la situación, además de aportar consejos útiles para encarar a cada jefe.



La misión es más que clara, Taro, durante su travesía por Norteamérica, deberá derrocar a los diferentes comandantes de Magnus, quienes portarán alta tecnología y mechas gigantes.

Bueno, esto es un tanto escueto y no muy complejo. El juego no intenta crear una narrativa profunda, ni mucho menos. Es más, puede que me inventara alguna que otra palabra para recapitular la historia, pues mayormente se centra en que destruyas todo lo que se mueva, y a mucha honra.



La jugabilidad es sencilla. Un botón para dar latigazos, bien a lo Belmont. Otro para saltar, que tiene dos combinaciones. Con la flecha para abajo y saltar, se genera un slide que da algo de inmunidad a los daños, y si se presiona dos veces el mismo botón de saltar, añade un pequeño impulso aéreo que viene bien en ocasiones.

Por ultimo queda la tirolesa, una mecánica que posibilita llegar a largas distancias, pero no puede colocarse en cualquier lado. Obviamente depende de que haya dos puntos en donde conectarse. Asimismo, eso de “permanecer colgado” es una norma que se repite varias veces, sobre todo en enfrentamiento con jefes. En ese sentido, se inspira en Bionic Commando.

En el camino habrán tres tipos de mejoras para el látigo que se gastarán a medida que más se usen. De la misma forma, existirán otros tres power-ups como un escudo, un dron de apoyo y un botiquín, que también tienen su limite de daño.



Steel Assault cuenta con un modo historia, con reposición de vida por cada pequeña fase completada, puntos de guardados abundantes y vidas ilimitadas. Aunque hay un selector de dificultad antes de comenzar la partida. No hay mucha diferencia entre normal y difícil. Se puede completar en dos horas o menos.

Para darle un poco más de gusto, se incluye un modo arcade que limita todo lo anteriormente mencionado. Si se pierden las vidas, se tiene que empezar todo desde el principio. Es así como se extiende un poco más la duración, según cuanto te tardes en completar los cinco capítulos que constituyen a esta fugaz aventura.



Visualmente es una maravilla, el nivel de perfección que Zenovia Interactive alcanzó con Steel Assault es sorprendente. Desde ciudades en ruinas, subterráneos y trenes, selvas que se incendian, laboratorios y portaviones, es todo lo que va a deslumbrarte.

Cada escenario está muy bien detallado, de la cual se magnifica aún más con efectos visuales como el agua y las nubes en movimiento, y el fuego que se devora la selva. Ni que hablar del diseño de enemigos y jefes, que gustan y quedan grabados en la retina del jugador. Realmente maravilloso.



Su pixel-art está claramente inspirado en títulos de Game Boy Advance, más que en SNES y SEGA Mega Drive como mal se dicen en otros lados. En donde más se nota es en pequeños detallitos como la construcción del mundo que parece sacado de Astro Boy: Omega Factor y Gunstar Heroes (o Super Gunstar Heroes), ambos de Treasure. Claro que sin las limitaciones de la portátil de Nintendo.



La banda sonora va acorde a la velocidad del juego. Es un power metal, muy del estilo de Metal Slug y Thunder Force en sus mejores años. No hay momento en el que no vaya con todo y sin parar. Aumenta el índice de adrenalina propia, y hace que te den ganas de repartir más electro-latigazos a lo primero que se te ponga en frente. Puro frenetismo.

Te podría mencionar al cuarto capitulo, como el punto más alto en lo que refiere a los gráficos y al sonido. A eso se le suma una increíble lucha contra un jefe doble en la cima de un rascacielos de Manhattan. Punto a favor por la pequeña referencia a Las Tortugas Ninjas.



Me fascinó la amplia unión de títulos en un solo lugar. Me encanta cómo se conjugaron Gunstar Heroes, Metal Slug, Contra, Castlevania y Mega Man en un juego redondo. La historia es una mera excusa, acá viniste por los gráficos, te quedaste con ellos, del mismo modo que sumaste su simple y concreta jugabilidad, y su emocionante banda sonora.

En lo negativo está su corta duración y la falta de contenido extra. Al final es lo que es y no vale la pena pedirle demasiado, pero sí, hay que admitir que es un tanto breve.

Lo que realmente sí puede ser remarcable, y va relacionado con lo anterior, es su elevado precio en tiendas como Steam y Nintendo eShop, más si se menciona que dura un par de horas y otra cosa. Con esperar a una rebaja o a un regalo de una suscripción mensual se soluciona todo.

No obstante, estás frente a un tapado del mes y del año que aportará unas horitas de acción frenética y arcade de la vieja escuela con toques modernos que gustan, por lo menos a este miembro de ReConectados.



Autor:

Axel Gonzalo Mansilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *