Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram
28 septiembre 2022

Reseñamos: MADiSON

Terror, acción, suspenso, y puzles son algunas de las palabras que describen este juego creado por un estudio argentino



Una de las cosas que pienso al escuchar el genero de terror, es “no lo voy a jugar”. Pero había visto el tráiler de este juego ya hacia meses de que saliera y había algo en él que me atraía. La idea de lo sobrenatural y de que tuviera puzles a resolver me intrigaba, aunque no me llamaba la idea de que estuviera a los gritos a cada rato. Eso no me detuvo y por primera vez en mi vida le di la oportunidad a un juego indie de este género.

MADiSON es un nuevo juego de terror psicológico que nos pone en el papel de Luca, el personaje principal, y en el que atravesaremos toda esta historia espeluznante en primera persona. Comenzamos el juego despertándonos en una habitación a oscuras, solos, en donde nuestro padre, desde el otro lado de la puerta de la habitación, nos acusa de haber hecho algo horrible. Luca, asustado y sin comprender lo que sucede, intentará buscar respuestas, adentrándose en la que él reconoce como la casa de sus abuelos, donde deberá ahora descubrir por qué él se encuentra allí.

A medida que vamos avanzando, nos topamos con objetos que nos van brindando pistas de lo que puede estar sucediendo. Uno de esos objetos, una cámara polaroid que encontramos en una caja como “regalo de cumpleaños”, será la que nos guiará por toda esta historia. Podremos ir tomando fotos que nos permitirán descubrir lugares y revelar pistas para resolver rompecabezas que vayan surgiendo, dado que la cámara posee la capacidad de revelar detalles que no se ven a simple vista.



No dispondremos de mucha ayuda por parte de la historia para descubrir a qué debemos o no sacarle fotos, lo que resulta a veces frustrante porque podemos estar frente a la resolución de un puzzle o de un cuadro u objeto al cuál debemos sacarle una foto para continuar con la historia; por lo que avanzar dependerá mayormente de la intuición del jugador para descubrirlo.

Este juego no posee un sistema de combate como tal, por lo que tus alternativas serán utilizar el flash de la cámara o correr. Es importante que le prestes atención tanto a los documentos que vas encontrando como a las cosas que vaya diciendo Luca, ya que vas a poder ir conociendo la historia, saber parte de lo que está pasando, a donde debemos ir o que cosas buscar.

Si bien es entretenido que tengas que desbloquear la historia descubriendo como resolver los puzzles, esto a veces se vuelve difícil, debido que es complejo encontrarle la lógica a la resolución de algunos “rompecabezas”, por lo que les viene muy bien ese nombre. A veces cuando estamos resolviendo un puzle y nos detenemos un tiempo, Luca nos ayudará con algún soliloquio a modo de pista. A modo personal, como ocurre en varios juegos de este tipo, hubiera apreciado que incluyeran tras cierto tiempo un sistema de pistas o al menos la opción de habilitarlas en el menú del juego, ahorrándole al jugador el dolor de cabeza de estar estancado por no poder resolverlo y que termine acudiendo a nuestro gran amigo Google, ya que los comentarios de Luca, si bien son de ayuda, no suelen ser suficiente.



Por otro lado, pienso que te va a ir muy bien si tienes facilidad en resolver este tipo de acertijos, sino, vas a estar varios minutos mirando, buscando, sacando fotos a diestra y siniestra hasta que puedas encontrar como resolverlo, pero no puedo garantizar tu nivel de estrés intentando resolverlos con la sensación de que alguien te esté persiguiendo.

El ambiente en el que está basado este juego es una de las cosas que más se destaca. La casa está llena de detalles que van a provocarte sustos en cualquier momento del juego, esto sumado al audio inmersivo, que no te da un minuto de tranquilidad, debido a los constantes sonidos de rechinidos de la madera del piso, puertas que se abren y cierran solas, cosas cayéndose, que, al tener un efecto envolvente, con unos buenos auriculares te hacen pensar que realmente estas ahí y que atrás tuyo realmente hay alguien.

Hasta el sonido de la respiración del propio Luca te intranquiliza, dado que hace bastante difícil que no tengas un momento para pensar y estar tranquilo dentro del juego sin saber si algo va a aparecerte o no justo enfrente tuyo, sino que también, en los momentos de nervios y estrés, va a dificultar agarrar los objetos que tengamos delante, ya que, al estar simulando el movimiento de la respiración, te va a costar apuntar y seleccionarlos, aspecto que me hubiese gustado que puliesen haciendo más grande el radio del objeto.

Al principio del juego, tenemos puzles que son sencillos de resolver, pero a medida que nos vayamos adentrando en la historia, descubriremos que necesitaremos más que solo nuestra intuición, al punto de no saber qué es lo que se espera que debemos realmente de hacer, dependeremos de encontrar objetos dentro de la casa y de ubicar cosas en algún orden especifico. Pero esto no va a ser tarea fácil. MADiSON es un juego de miedo, mucho miedo. El hecho de que la iluminación sea tan tenue o nula, será una de las cosas que nos pondrá freno a la hora de querer avanzar, junto con la música, que nos acompañará durante todo el trayecto, factores determinantes que nos harán poner la piel de gallina.



En ciertos momentos, en su desesperación con un tono de voz tembloroso, Luca estará compartiéndonos sus pensamientos, intentando entender lo que sucede en esa casa, demostrándonos lo asustado que se encuentra, logrando que nos pongamos en su piel. Aunque en la mayoría del tiempo nos encontramos dentro de la casa, atravesaremos situaciones en las que nos harán cambiar de entorno, enfrentándonos a los terrores que nos acechan.

Es notable el amor que los desarrolladores de MADiSON le pusieron a este juego, con una calidad gráfica y banda sonora muy bien lograda, sumado a una historia original y atrapante desde el minuto uno, donde en todo momento te cuestionas el qué sucede y querés saber ¿Quién o qué es Madison? ¿De qué lo acusa el padre de Luca? Y por sobre todas las cosas, ¡¿Cómo salgo de este maldito lugar?!. Todo esto nos hace difícil creer que estamos hablando de una desarrolladora indie.



Aunque destacamos la originalidad del juego, es inevitable, para los nostálgicos, destacar referencias a otros juegos de terror como el Fatal Frame; donde usábamos nuestra cámara para atrapar espíritus, Outlast; donde usábamos nuestra filmadora como recurso para ver en la oscuridad, y un claro guiño a P.T., la obra inconclusa de Hideo Kojima y Guillermo del Toro, que nos adentraba en aquella casa con su estructura de tensión-terror sobrenatural.

Tiene una temática espeluznante y constante miedo, que podrá ser estresante para algunos jugadores, entre las luces, sonidos y gritos; pero para los valientes, será un juego donde podrás pasarla bien pasándolo mal.



Autor:

Daiana Elizabeth Di Stéfano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *