Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram
4 octubre 2022

Reseñamos: Cyberpunk Edgerunners

Un nuevo enfoque en Night City: ¿es mejor que el juego?



Cyberpunk Edgerunners es una de las sorpresas del año. La realidad es que llevaba anunciada hace tiempo, pero las controversias de Cyberpunk 2077 hicieron que todo contenido al respecto se ocultara bajo la alfombra.

No por culpa de su adaptación, sino por todo lo que acarrea una de las mayores decepciones en cuanto expectativas se refiere, al menos en términos de gaming. Un anime de Cyberpunk suena extraño. Uno pensaría que por la raíz europea/occidental de CD Projekt, lo más viable sería una serie o película de acción real. Un hijo bastardo de Blade Runner.

Sin embargo, el estudio polaco decidió dejarle todo a Studio Trigger, un estudio de animación japonés con gran trayecto en la industria. Si se va al caso, sus últimos trabajos no repercutieron tanto. Desde hace años que no daban un pelotazo digno de sus producciones pasadas ¿Podrá ser Edgerunners ese nuevo punto de inflexión?

Esta reseña NO contiene spoilers.



La premisa futurista lleva nuevamente a centrarse pura y exclusivamente en la ciudad de Night City, donde el protagonista es David Martinez, un chico de los barrios bajos de Santo Domingo.

El joven protagonista vive una vida humilde junto a su madre, Gloria Martinez, quien se desvive en el trabajo para que su hijo llegue a lo más alto de la ciudad, representado por el edificio de Arasaka, una compañía centrada en avances tecnológicos.

De entrada se ponen todas las cartas sobre la mesa. Por más que se trate de un “anime” o “animación”, no se va ocultar ningún tema como la violencia, el sexo, las drogas y la delincuencia. El “punk” de título no es un mero adorno.

Sin embargo, David y los valores inculcados por su madre, es decir ir a la escuela, trabajar duro y siempre esforzarse, pueden ir un poco en contra de este mundo. Uno en donde hasta las artes marciales más duras, se pueden aprender con solo pagar y descargar un archivo que se instala en el cuerpo humano. La representación del camino fácil.

Esta realidad totalmente violenta va a golpear al joven Martinez de entrada y no se va a cansar de patearlo una vez esté tirado en suelo. La única salida que pudo ver en ese momento fue convertirse en un Edgerunner, un forajido mercenario que deberá forjar su propio camino. Un tanto inspirado en Tony Montana (Scarface) con más luces de colores y un poco menos desquiciado.



Gran parte del núcleo de la serie está en las relaciones que David construye durante su ascenso en el mundo del crimen, donde destaca la presencia de Lucy, una mujer que estuvo fuera de su alcance en un principio. No es un personaje menor, su presencia se roba todas las miradas de inicio. Ese halo de misterio será fundamental para la conclusión de la historia.

Seguido están, Maine que hará el papel de mentor y de una figura a seguir tanto en lo bueno como en lo malo. De igual maneta está Ripperdoc, quien jugará el rol de doctor del equipo en cierta forma, por más que parezca que todo le da lo mismo.

Unos escalones más abajo, pero no menos importantes, están Rebecca que pareciera no ser relevante, pero que en sus breves intervenciones se deja en claro sus pensamientos y motivaciones. La favorita de los fanáticos. Asimismo, se encuentran Faraday, que está detrás de cada misión de la tripulación de Maine con intenciones muy vistosas a simple vista.

En cierto sentido, se destacaría a la misma Night City, que también sería un personaje más. Aunque no favorece, ni beneficia a nadie. Los trata a todos por igual y eso es darle mucho peso.

Sin embargo, hay algunos personajes que están por el simple hecho de que los demás se desarrollen o para rellenar espacios. Los reto a nombrar a los que sobran sin buscarlo antes.

Como bien se deja en claro, Edgerunners representa lo más crudo de una ciudad controlada por imperio tecnológico y poco empático con el otro. El claro reflejo son las calles y callejones lleno de basura. La gente que se sienta en los rincones más oscuros, de día o de noche, en una clara imagen: En esta ciudad del futuro, no hay presente.

Los colores estridentes son una muestra de cuanto Studio Trigger no reniega de su pasado. El verde y el morado son clásicos de toda su existencia, desde Tengen Toppa Gurren Laggan, los cuales pueden llegar a vislumbrar entre el bien y el mal. Aunque en esta ciudad sin moral, ambos se unen en planos y secuencias. Un punto medio, un gris coloreado.

Esta vez tuvieron suerte, el neón es una buena excusa para demostrar todo el potencial colorimétrico, más en las noches oscuras. Esas en donde nadie duerme por tanta luz y las que más se destacan durante la extensión de la serie.



Las explosiones de sangre y las deformación del cuerpo para dar paso a maquina, son pinceladas muy propias de la casa y que buenamente se mantienen intactas. Ver cómo la electrónica se reemplaza a la piel humana será una constante, y en muchos casos, estarán cargadas de imágenes crudas y sin un gramo de censura. Puro anime clásico y noventero.

El uso de las mejoras de David hace emocionar a la vista con su juego de colores. A sus ojos se ve como el mundo se torna verde y todo se vuelve más lento, mientras que su victima/enemigo solo atina a ver un borrón muy veloz. Un muy inspirado The World de DIO pasado por un coctel lisérgico.

La banda sonora es un sube y baja de emociones, hecha o mezclada por alguien que seguramente conoces, pero que no lo tenías en esta. Nada más y nada menos que Akira Yamaoka, aquel que osa hacerte temblar de miedo con sus percusiones metálicas y guitarras melancólicas en Silent Hill.

Dado el caso, no aplica ninguna de esas reglas en esta ocasión. Sino que se vale más por insertos milimétricamente colocados como I Really Want to Stay at Your House de Rosa Walton & Hallie Coggins, que van a estar ahí en los momentos de mayor emotividad.

No es de menos su opening con la canción This Fffire de Franz Ferdinand que toma las partes más instrumentales y las mezcla con unas visuales minimalistas y preciosas. No hay perdón para el que oprima “Omitir Intro”.

Ya para el ending se basta con los tonos suaves y alicaídos de Let You Down de Dawid Podsiadło, una pieza que también es usada de inserto, sobre todo en el primer capitulo, para reflejar el punto más bajo de un ser humano. La tristeza, el dolor y la tragedia se unen tanto en la letra como en la melodía.

Un dato extra, el mismo ending cuenta su propia historia y sin diálogos. Eso no se ve en la serie, pues forma parte de un videoclip original que está relacionado con el grupo de Maine y compañía, antes de conocer a David. Una rara mezcla entre Ghost in the Shell con aquel anuncio de Cyberpunk 2077 que cautivó a la comunidad de jugadores.



A lo largo de 10 capítulos vas a notar toda una travesía que toma a su máximo representante y lo hunde más y más profundo. El primer cuarto de serie está concentrad en la interacción entre los personajes. El lado “más feliz”, por así describirlo. Lamentablemente eso no durará para siempre.

Es en el medio que hay un corte muy notorio. Algo cambia para todos y eso se nota. De ahí en adelante todo será diferente, para la serie, para su protagonista y sus compañeros. En su duración, no sobra nada. Ni un minuto más, ni un minuto menos. Hasta dan ganas de saber que pasó luego del final, algo que medianamente se encarga de responder el juego. No obstante, no todas las respuestas estarán ahí y eso está perfecto.

El elenco de personajes se constituye de una amplia variedad de diseños de Yoh Yoshinari (Little Witch Academia y BNA: Brand New Animal) y Yuto Kaneko (Little Witch Academia). Ambos animes no tienen un apice de relación con Edgerunners, y mucho menos su premisa, en cierta medida.

Aún así la mezcla occidente-oriente no desentona, sino que encuentra una sinergia propia con resultados muy vistosos. Nunca se llega a la sobreexageración vista en Kill la Kill, uno de los destacados de Studio Trigger, aunque tampoco reniega de ello.

El mundo entero de Cyberpunk 2077 está muy bien representado en la ciudad y quienes la habitan diariamente. Muchos barrios y zonas especiales pasarán por la pantalla. No importa si no las reconoces, pero es seguro que los que hayan pasado por los mandos, estarán contentos de ver esas locaciones. Todas están ahí, y lo bueno es que CDPR alimentó el mito con una actualización gratuita. Maravillosa jugada.



Hay referencias aquí y por allá, algunas muy notorias como el uso de los HUDs del juego para las comunicaciones/llamadas y otras que están muy ocultas, de fondo. En ese sentido, sí, esperen ver conexiones y algunos personajes del título acá. No pienso adelantar nada. Son sorpresas que valen la pena descubrir.

Siendo sincero, estuve hasta ultimo momento para decidir si iba a ver Cyberpunk Edgerunners. Mi poco gusto por el juego me tiraba para atrás, mientras que mi cariño por Studio Trigger me hacía repensarlo. Al final esto último fue lo que me impulso y vaya que estuvo acertado. Es una de las experiencias de la temporada.

Aún así, la amplia maestría del estudio de animación por representar todo un ecosistema ajeno y llevarlo a su propio terreno está presente. Si no tuviera ninguna relación con la obra de Rafał Jaki daría lo mismo. Es más que funcional.

Un entramado sencillo pero desgarrador, un romance que gustan y personajes que más menos agradorn al gran público. A eso hay que agregarle aspectos visuales y sonoros que le dan propia vida y alma. Ante la duda de ¿Es mejor que el juego? Yo me arriesgo y me atrevo a afirmarlo.

Ahora que cada quien escoja como seguir: si van a vivir su propia experiencia en Night City o se van a quedar con lo que vieron en Edgerunners. Por mi parte estoy contento y satisfecho con solo haber visto, y pese a todo, como los sueños se pueden convertir en realidad.



Autor:

Axel Gonzalo Mansilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *