Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram
27 marzo 2021

Reseñamos: Astro’s Playroom

La demo técnica que destaca como juego



En el mundo de los videojuegos ya se han dado casos de títulos que su principal función era la de mostrar las capacidades técnicas del motor, entre otros. ¿Quién no recuerda a Crysis? Ese juego que apareció por el año 2007 para exigir componentes que durante años no pudieron correrlo en la máxima calidad a una tasa de imágenes por segundos estables. El meme “¿puede correr Crysis?” es el claro ejemplo de cómo con un juego, intentaron vendernos el motor gráfico Cry Engine (y con éxito, porque es precioso).

Llegamos al año 2020 y con la salida de PlayStation 5, vimos un control completamente nuevo llamado DualSense con varias funciones nunca antes vistas y un disco de estado solido que carga extremadamente rápido ¡Qué mejor forma de hacer alarde de ambos que con una demo técnica!

Así es Astro’s Playroom, el juego del “robotito” de PlayStation que vino para mostrarnos todo lo que pueden hacer los periféricos y la consola en sí, pero ¿Qué pasa cuando el juego supera lo esperado? Eso es lo que vamos a averiguar en esta reseña.



Como cualquier título de plataforma, no hay mucha historia detrás que desarrollar. Este sería el caso, pero en realidad si hay una importante, la más importante diría yo: La de PlayStation.

Astro’s Playroom tiene como objetivo ofrecerle a todos los fanáticos de las consolas de Sony un entretenido y hermoso recorrido por todas las generaciones que existieron, incluidas las portátiles que a veces son olvidadas. No, aquí nadie faltó a la fiesta. PlayStation está celebrando su quinta generación y lo hará a lo grande, sin que falte nadie.


El laboratorio de Astro posará cada consola que encontremos.


Aquí es donde se pone interesante. Al más puro estilo de los Mario en 3D, nuestro personaje se moverá en cualquier dirección, saltará con el botón X, si lo presionamos nuevamente en el aire usará una especie de propulsión para sostenerse más tiempo y con cuadrado golpearemos a los enemigos. Eventualmente, en casos muy específicos, conseguiremos objetos especiales como un arco y flecha que se dispara con los gatillos (si, hará fuerza usando la nueva tecnología del DualSense).

Por supuesto a lo largo de los recorridos tendremos que agarrar monedas, piezas de rompecabezas y artefactos.



Obviamente, esto no iba a quedar en algo tan mundano. Es divertido, pero necesita ofrecer algo más para destacarse y es exactamente lo que hace.

En el área que podríamos considerar la base, veremos objetos basados en puntos clave de PlayStation 5, como la ventilación, el disco de estado sólido, la CPU y su motherboard, los cuales al cruzarlos, nos llevará directamente la zona a superar. A su vez, cada una de ellas se dividirá en 4 mapas que debemos batir.


El mapa completo, con los dos últimos ocultos para evitar spoilers.

Sin embargo, dos de esas cuatro áreas nos presentarán con una especie de traje que Astro se pondrá para llegar a su objetivo. Solo entraré en detalle de las dos que se ven en la imagen de arriba. En la zona de hielo es un traje de rana que usará los gatillos R2 y L2, de nuevo, con una fuerza que nos dará un feedback al presionarlo, para saltar de izquierda a derecha, según cómo movamos el control (si, también usa la detección de movimiento).

Por su parte, el de la jungla es un traje de mono, el cual debemos mover el DualSense de un lado a otro mientras presionamos los gatillos para agarrarse de los salientes y escalar. Con algunos momentos muy divertidos como piedras que te pedirán más tacto a la hora de agarrarse, estos son de lo más divertido que ofrece Astro’s Playroom y que decoran su otra parte, la de plataforma, de una forma uniforme.


¡Cuidado! Agárrate despacio, esas rocas no parecen muy sólidas

Como hemos adelantado anteriormente, todas las zonas están plagadas de coleccionables que decorarán el laboratorio. Las monedas las usaremos en una especie de máquina de casino que nos dará algún objeto aleatorio, desde piezas faltantes de rompecabezas hasta nuevos artefactos.


Por si no quedó claro, si, también dará un feedback en los gatillos jalar la palanca.

¿Qué son los últimos nombrados? Los rompecabezas son piezas que irán formando, poco a poco, una gigantografía dedicada a una época específica de PlayStation. Por ejemplo la de PS3 incluye la PSP y el Move. Por su lado, los artefactos son justamente todas las consolas y accesorios que fue lanzando Sony. Ya se los dije, es un mimo total para los seguidores de la marca a lo largo de la historia. No me pregunten por qué, pero me ha encantado juntar cada versión y sus periféricos hasta llenar el laboratorio (y de paso sacar todos los trofeos). Es una lástima que conseguido todo se tenga cero incentivo de volver más que para mostrarle a un amigo/a el juego.


Luego de superar los obstáculos, podemos reclamar nuestro artefacto: El joystick original de PlayStation 1.

¿No les había comentado que esta era una fiesta de PlayStation? Si, literalmente, no solo no faltó ningún objeto o accesorio lanzado por Sony, sino que tampoco han dejado de lado a las decenas de títulos que marcaron un antes y un después a lo largo de la vida de estas consolas: Silent Hill, Metal Gear Solid, Resident Evil, Final Fantasy VII, Shadow of the Colossus, Ico, Death Stranding, Horizon: Zero Dawn, Bloodborne, The Last of Us, Uncharted, God of War, etcétera, etcétera y más etcétera. Te cruzarás todo el tiempo con algún tipo de referencia y déjenme decirles que a mi me fascinó, amé cada momento en el que me crucé con una y deduje inmediatamente qué era o en algunos casos no, solo los más acérrimos fanáticos habrán jugado todo lo que está presente en Astro’s Playroom.


¡Snake, te han descubierto!

Para cerrar el tema jugable, hablando de las mejoras de vida que ofrece el título, estas no decepcionan. Poder viajar desde donde queramos a otra sección totalmente distinta (eso si, desde el principio) o que nos diga cuántos coleccionables nos faltan en cada parte, para colocar una corona en aquellas zonas que hemos explorado al completo.

En una década abarrotada de mecánicas de los juegos de FromSoftware, aquí perder nos llevará segundos atrás, ya que sus puntos de control son más que generosos. Claramente su objetivo es divertirnos durante su duración y poco más, lamentablemente, a costa de disminuir el desafío drásticamente, punto en contra.



En este apartado hay muchos puntos a destacar. Si vamos a lo estrictamente necesario, el sonido es más que correcto, cumple a la perfección con cada momento y no me he topado nunca con “¿Por qué suena así esto?”. Por el lado gráfico, no es un exponente que muestra todas las cualidades de PlayStation 5, no obstante agradezco este enfoque porque no solo le queda como anillo al dedo, si no que favorece a una tasa de imágenes por segundos estable a 60.

¿La música? Ideal, con pistas movidas y pegadizas que acompañan la ambientación que intentan ofrecer.

Ahora, por su parte, el DualSense nos dará un segundo feedback auditivo dependiendo la situación y aquí es donde hace alarde. De fondo podemos escuchar la música y los efectos de sonido que transcurren en pantalla, como por ejemplo la lluvia. Ahora, las gotas que golpean nuestro paraguas se oirán por el mando, dando una mezcla sonora increíble.


La lluvia torrencial golpeando el paraguas, vibrando el mando y ofreciendo un sonido.


La pregunta del millón es ¿Qué nos ofrece la consola de nueva generación que se pueda demostrar con Astro’s Playroom?

Bueno, a lo largo de la jugabilidad he comentado como los gatillos nos darán pelea al intentar presionarlos dependiendo de lo que hagamos en pantalla y estos han cumplido exactamente con lo prometido. No así el caso que muchos han comentado que “caminar por cada textura te hace sentir que estás sobre ella en serio”. No, es una exageración. Si, si caminamos sobre una madera el DualSense vibrará acorde a ella con un sonido que saldrá de él imitando los pasos. Si nos deslizamos sobre hielo, imitará el efecto a la perfección, pero jamás podría vendarme los ojos, tomar el mando y decir “ahora camino sobre madera, ahora estoy en el hielo”. Quizás se debe a la exageración por la excitación de probar algo nuevo, nunca antes visto. Aún así, dejo en claro, no es un punto en contra, solo quiero bajar a la tierra las expectativas generadas.

Los tiempos de carga son muy cortos, no llegan al nivel de Spider-Man: Miles Morales donde es instantáneo, pero sorprenden de todas formas. Aquí un video de cuánto tarda en cargar el nivel si atravieso el portal (y una vez dentro, no volverá a cargar nada).



En el caso de las cartas, esas opciones que PlayStation nos comentó que servirían como guía para conseguir trofeos y poder ver videos de eso sin salir del juego. Si, ha funcionado perfectamente, incluso dando solo una pista de donde encontrar lo que me faltaba sin decirme de forma directa. Sin embargo, esto en algún punto morirá y no se volverá a ver, a menos que permita a los usuarios subir sus propias guías y colocarlas como “default” dependiendo la cantidad de “me gusta” o algo así. La comunidad es la única que podrá sostener esto, no veo a las empresas third-party “perdiendo” tiempo en esto.



Astro’s Playroom vino a demostrar que se puede crear una demo técnica que muestre las bondades de un motor, o en este caso de los periféricos, sin caer en el error de hacer un juego aburrido, vacío o fácilmente olvidable. Con momentos de plataforma muy divertidos, pero extremadamente fáciles, con decenas de referencias a hardware o videojuegos que acompañaron a PlayStation a lo largo de estos casi 27 años, las aventuras de Astro se podrían convertir tranquilamente en una franquicia que Sony podría explotar, incluso usar de mascota (siempre y cuando sea medido). No habrá un momento en el cual te aburras con este título a lo largo de sus escasas horas de duración, aunque difícilmente quieras volver una vez completado todo lo que puede ofrecernos.

Una cita obligatoria para todos los poseedores de una PlayStation 5, la cual recordemos, incluye de forma gratuita, por lo que se recomienda encarecidamente no dejar pasar en lo absoluto.



Autor:

Emiliano Lledo


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.