Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram
10 febrero 2021

Las apuestas en los videojuegos: ¿una mecánica divertida o una maligna estafa?

Desde Red Dead Redemption hasta Genshin Impact, analizamos cómo el mundo del gaming y el de las apuestas están entrelazados



Seguramente te hayas enterado de lo que viene sucediendo estas últimas semanas con Reddit y GameStop. Por si no sabes lo que pasó, aquí escribimos un resumen bastante conciso de esta disputa que seguramente vaya a tener consecuencias más allá de lo que podemos imaginar ahora. De lo que me interesa escribir ahora es sobre cómo se relaciona esto con el gaming, y no solo por el hecho de que involucre a esta conocida cadena de tiendas de videojuegos.

Sino más que nada porque me parece muy interesante que este fenómeno fue propulsado por la comunidad de Reddit llamada Wall Street Bets, o “apuestas de Wall Street”. Y eso es exactamente lo que hicieron: este grupo de personas (muchos de los cuales deben ser gamers, al haber involucrado a GameStop en todo esto) apostaron hasta miles de dólares en contra de firmas de Wall Street, gente millonaria cuyo conocimiento de la Bolsa es inmenso.

Menciono el “caso GameStop” simplemente porque ha sido el disparador que me impulsó a escribir esta reflexión, de una conversación que parece cada vez más urgente: el vínculo entre las apuestas y los videojuegos, ¿es algo para celebrar o algo para temer?


Kiryu perderá todo, pero lo hará con estilo.

Yo no soy una persona a la que le guste apostar. En mi vida he ido a un casino, y la mayor cantidad de dinero que he apostado fueron unos pocos pesos con mis amigos de la secundaria, para sacarnos el aburrimiento de alguna clase. No soy muy partidario de poner en peligro a mis bienes personales, sin importar la cantidad de dinero que deba poner sobre la mesa o el riesgo que haya en hacerlo. Aún así, con los videojuegos soy muy distinto.

En Red Dead Redemption, solía juntar la mayor cantidad de dinero posible, entrar a un bar, sentarme en una mesa de póker y pensar “me iré de acá o millonario o pobre”, y el hecho de que apenas sé jugar póker no era un factor. En los juegos de Yakuza, los millones de yenes que consigo (a través de trabajo honesto, por supuesto) casi siempre terminan yéndose en minijuegos que ni siquiera comprendo, como el maldito Mahjong que tanto me ha costado.

Entonces, ¿por qué en la vida real jamás apuesto, mientras que en los videojuegos soy capaz de derrochar fortunas sin pensarlo? Bueno, porque en el segundo caso no se juega nada de dinero real, por supuesto. Las apuestas son simplemente otra fantasía que los juegos nos dejan vivir: es la misma lógica que me lleva a jugar God of War, mientras que personalmente no me pararía de manos ante Zeus.


No recuerdo las reglas, pero estoy seguro que ganaré de todas formas.

El problema es que, a diferencia de estas otras fantasías, las apuestas en los videojuegos no siempre se quedan fuera de la realidad. La representación más clara y directa de esto es cuando la moneda virtual de ciertos juegos se pueden adquirir usando dinero real. Es así como llegamos a las famosas “loot boxes”, es decir cajas con contenido aleatorizado, que suelen ser cada vez más comunes (aunque controversiales) en juegos como Overwatch, Hearthstone y FIFA. Estos últimos dos son particularmente dañinos ya que afectan de forma directa al gameplay: llevan a que queramos comprar una enorme cantidad de loot boxes hasta que nos toque el personaje, jugador, ítem o carta que necesitemos para tener una ventaja en el juego.


Las loot boxes de “Overwatch” son emblemáticas de esta relación tóxica

Y esto me lleva a la segunda forma en la cual las apuestas en los videojuegos pueden afectar al jugador, incluso aunque no se involucre dinero real en la ecuación: los juegos gacha. Para quienes no saben, este es un subgénero de juegos cuya mecánica principal es la colección de personajes, ítems o lo que fuere a través de estas loot boxes. En los gacha las apuestas no son simplemente minijuegos, o siquiera maneras de tener ventajas por sobre otros jugadores: son el juego. Hay miles de juegos gacha, sobre todo para celulares, pero el más popular por el momento es Genshin Impact.

Al ser un gacha con un enfoque en la jugabilidad, los personajes, el mundo y los gráficos, es fácil olvidarse de que Genshin Impact es un gacha. Pero no debemos dejarnos engañar: la única manera de conseguir personajes en este juego es a través de tiradas aleatorias, y esta mecánica sigue siendo principal. Esta semana se lanzó Xiao, un personaje altamente anticipado y quien rápidamente se transformó en uno de los más codiciados por los fans del juego. Como tal, Twitter está plagado de testimonios de jugadores que han invertido muchísimo para conseguir al personaje (ya sean cientos de horas o cientos de dólares) y no lo han podido conseguir. Estos son jugadores, muchos de ellos menores de edad, que están desarrollando una adicción a las apuestas.


Las recompensas en Genshin Impact son totalmente aleatorias.

En algunas implementaciones, las apuestas en los videojuegos no son tan dañinas al extremo pero sí pueden llegar a afectar negativamente la experiencia. Tal es el caso del infame mercado de nabos en Animal Crossing: New Horizons, el cual es prácticamente una simplificación de la Bolsa de Wall Street. Con esto quiero decir que una vez por semana podemos comprar nabos, y estos tienen la particularidad de ser los únicos objetos en el juego cuyo precio varía de forma drástica. Además, solo los podemos tener en nuestro inventario por una semana, ya que luego se pudren. Es por eso que muchos jugadores gastan todos sus ahorros virtuales en estos nabos, apostando a que en uno de los próximos siete días valdrán más que cuando los compraron. Seguramente Nintendo lo haya pensado como una entretenida adición al juego, pero hay quienes se obsesionan con esta mecánica y se olvidan de todas las otras cosas que pueden hacer en su isla.


Animal Crossing es mucho más que un simulador de inversiones.

Todo esto me lleva a la pregunta, ¿cómo se puede implementar las apuestas en un videojuego de manera que sean divertidas, y no traigan efectos negativos hacia los jugadores? Una gran forma simple y directa de hacerlo es prohibir que se utilice dinero real para conseguir una moneda virtual. Así es como se maneja Blaseball, un juego de navegador en el cual la comunidad hace apuestas sobre una versión ficticia y fantástica del baseball. Los desarrolladores no permiten que haya un riesgo real, por lo que tenemos toda la adrenalina de las apuestas sin sus feas consecuencias.

Esta es en mi opinión una buena solución, pero también es utópica. La industria de los videojuegos mueve miles de millones de dólares solamente a través de microtransacciones y loot boxes, por lo que no se dejarán de implementar. Y si bien algunos países tienen leyes más estrictas sobre las apuestas y consideran que este tipo de juegos incentivan la práctica de apostar, lo cierto es que los desarrolladores se salen con la suya la enorme mayoría de las veces. Algunos de los juegos que nombramos, como Overwatch y Genshin Impact, han recibido nominaciones en The Game Awards, por lo que la industria no ve con malos ojos tener loot boxes pagas.

Creo que el jugador es quien tiene el poder de no dejar que las apuestas arruinen su experiencia al jugar, o peor, que lleven a una peligrosa adicción. Algo muy importante para lograr esto es reconocer cuándo las empresas se quieren aprovechar de potenciales gastos inmensos. Hay una razón por la cual los personajes de 5 estrellas en Genshin Impact tienen un 0,6% de posibilidad de que nos toquen, y tampoco es casualidad que EA Sports publicite la compra de paquetes de Ultimate Team en revistas para niños. Darse cuenta de eso es el primer paso, y el más importante. Las apuestas seguirán siendo una enorme parte de los videojuegos por el futuro cercano, y está en nosotros hacer que sea para bien y no para mal.


Autor:

Iván Castillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *