Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram
6 octubre 2021

El despertar de Alan Wake

Analizamos la importancia detrás del regreso del juego de culto



Finalmente y tras casi diez años de haber sido visto por última vez, Alan Wake despierta de su sueño profundo. Nos referimos a un personaje que llevaba en sus hombros el peso de una narrativa multimedia: de un videojuego, originalmente lanzado en 2010, que fue precedido por una breve serie emitida por internet, y sucedido por dos DLCs y una expansión que, de alguna manera u otra, buscaban darle un repentino cierre a lo que se proyectaba como una historia mucho más a largo plazo. ¿Qué sucedió que tuvo un final tan abrupto? ¿Cuáles eran los planes originales de la desarrolladora y cómo podrían llevarlos a cabo hoy, tras el lanzamiento de Alan Wake Remastered?

Lo cierto es que Remedy como estudio ya había demostrado su interés (y manía) para llevar a cabo títulos donde predomine el relato. De hecho, anterior a Alan Wake habían lanzado Max Payne (2001) y Max Payne: The Fall of Max Payne (2003), videojuegos donde hacían portento de su narrativa, valiéndose del policial negro como género y de la novela gráfica a fin de volcar el lenguaje de estas en las cinemáticas de la aventura. Luego de esto, el silencio, hasta que en 2005 fue recién anunciado Alan Wake, proyecto que fue desarrollado con el apoyo de Microsoft. Ya desde el vamos, Remedy tenía clara sus inspiraciones para dotar a la epopeya de Alan de un relato novedoso: Twin Peaks y Stephen King. La primera, claro, es la serie de David Lynch y Mark Frost que se convirtió en un hito cultural a principios de los 90; y el segundo, bueno, ¿necesita siquiera introducción? Se trata de un autor con más de 50 novelas en su haber, entre ellas las históricas It (Eso), El Resplandor, Carrie y docenas de otras que enumeraremos en otra oportunidad. Todo esto en el marco de un videojuego de mundo abierto, idea que fue rápidamente descartada ya que se hacía inviable. Lo que no fue dejado de lado fue, sin embargo, las inspiraciones.


https://media.revistagq.com/photos/5e94a864e9e2ac000817523b/master/pass/twin-peaks.jpg
El título se inspira muchísimo en Twin Peaks, a lo cual hace muchísimas referencias

En Alan Wake el jugador encarna al personaje que da nombre al videojuego, quien es un reconocido escritor de novelas (como Stephen King), sobre todo de novelas pertenecientes a una saga policial (como Sam Lake, escritor de todo juego de Remedy), quien ahora pasa por un writer’s block o “bloqueo de escritor”, sin saber qué más escribir, condicionado por la fama que se cosechó escribiendo susodicha saga (de nuevo, como Sam Lake). La historia toma lugar en un alejado pueblo, cuyos frondosos bosques y lago le otorgan una imagen idílica (como Twin Peaks), pero en el cual sus simpáticos y extraños personajes parecen ocultar secretos más allá de la fachada con la cual se presentan a Alan (como Twin Peaks). Y esto, claro, relatado con capítulos, donde incluso están los clásicos “Previamente en…”.

Pero lo verdaderamente bello de Alan Wake no es la multitud de inspiraciones de las cuales se nutre, no. No estamos ante un “producto” donde su única finalidad es buscar referencias, sintiéndonos regocijados de ser un consumidor nato. Lo que Sam Lake hace, como autor consolidado que ya demostró ser, es afianzarse en esas obras que ama para darle forma a lo que quiere decir. Porque sí, Alan Wake tiene mucho a nivel historia y relato que puede retrotraerse a los autores ya citados, pero se vale de ellos para construir algo íntimamente propio. La búsqueda de Alan bien podría ser la búsqueda de Sam durante los tortuosos años en los que estuvo en desarrollo el juego. Sin ir más lejos, ¡él mismo aparece en el título!


Sam Lake aparece físicamente en el título en una entrevista realizada a Alan Wake

No obstante, lo que no se llega a apreciar del todo en el video es que esto sucede en una televisión. Literalmente, así como lo escribo, el jugador debe mirar una televisión dentro del juego para ver este breve programa, recurso utilizado también de otras maneras a lo largo de la aventura, en especial para la presentación de cortos que bien podrían tratarse de capítulos perdidos de Twilight Zone, otra mítica serie que estuvo en el aire entre 1959 y 1964, de la cual Sam Lake sin duda también se nutrió para construir el clima de misterio que embarga al pueblo donde acontece la aventura. Por lo tanto, Alan Wake está estructurado como una serie, con capítulos divididos en tres actos que terminan con un cliffhanger, y también tiene citas textuales al mundo de las series valiéndose de la televisión. Y también, claro, está esa no tan conocida miniserie que, como comenté en las líneas iniciales de este artículo, sirvió de precuela para el lanzamiento del juego.

Pero eso no es todo, claro que no. Para que esta deconstrucción que Sam Lake hizo de sí mismo tome todo el sentido del mundo, el autor también se valió de páginas de texto escritas en prosa, simulando ser una novela que, dentro de la ficción, es un libro que Alan no recuerda haber escrito. De modo que, aquel concepto utilizado ya a principios de 2000 con Max Payne, en el que Remedy integraba otro medio para construir su relato, en Alan Wake está presente por partida doble, dándole vida a una narrativa mucho más ambiciosa que no tuvo el efecto deseado. Al menos, no inicialmente.


Alan Wake : Páginas del Manuscrito - Episodio 6 : La Partida (Español de  España) - YouTube
No resulta un detalle menor que Alan Wake lea en voz alta las páginas de su misterioso manuscrito, de alguna manera dándole sustento a la autoconsciencia por la cual apela el relato

El título no tuvo la recibida que se esperaba, por lo tanto Remedy no tuvo más remedio (no pun intended) de dar por cerrada la historia con el no tan ceremonioso (pero muy divertido) American Nightmare, dando así una conclusión abrupta a una historia que, claramente, planeaban para largo. Sin ir más lejos, y sin entrar en detalles, el final del juego es un cliffhanger grande como una casa, similar en cierto modo lo sucedido con la segunda temporada de Twin Peaks, serie que tuvo recién su continuación en 2017 (26 años más tarde, ni más ni menos). Y bueno, ahora todo apunta a que Alan Wake también tendrá su continuación. Tras años de soñarlo y desearlo, Alan dijo presente en Control (2019), la galardonada aventura de Remedy que se llevó el recibimiento que el estudio hace mucho merecía. Allí, Alan aparece brevemente, tanto en forma de video como en documentos de texto, para finalmente ser uno de los protagonistas del último DLC del juego cuyo final, como no podía ser de otra forma, es un cliffhanger GRANDE COMO UNA CASA (y con una referencia inequívoca a Twin Peaks, claro que sí).

Lo sucedido con el DLC y ahora con el remasterizado es una victoria pocas veces vista en este medio. Se trata, en cierto modo, de un capítulo más en esta odisea de los fans y de los creadores por continuar la saga de Alan Wake, personaje (y escritor) que claramente aún tiene mucho más que contar ¡Imagínense todo lo que habrá estado escribiendo durante estos años de exilio! El lanzamiento de una secuela resulta ya inminente, y no podemos dejar de pensar qué forma tomará el relato: Remedy se aventuró a indagar más en el formato televisivo con Quantum Break, experimento que no terminó del todo bien, para luego apostar por algo un poco más seguro en Control, donde no incursionan necesariamente en nada novedoso (siempre refiriéndonos a las herramientas narrativas).


Juzgando un libro por su portada: La realización de Alan Wake Remastered -  Creo Gaming
El personaje fue rediseñado en el remasterizado, a fin de parecerse más a su actor, Ilka Villi

Con el apoyo de un gigante de la industria como lo es Epic Games, y ahora con todo el aval de los fans y la crítica por igual, Remedy se encuentra mejor que nunca antes, disponiendo de todo recurso habido y por haber para darle rienda suelta a lo que quieran contar ¿Volverá Sam Lake a hacer uso de la estructura episódica? ¿Se valdrá nuevamente de las hojas de texto? ¿Veremos nuevos capítulos de la Twilight Zone de Alan Wake? Sea lo que sea, estoy seguro que será incluso mejor de lo que imaginamos, dado el currículum y la evolución de Remedy.

Pero antes de cerrar este memorioso texto, no quería pasar por alto la no-aparición de Alan Wake en Quantum Break, en el cual el jugador puede toparse con una proyección protagonizada por Sam Lake en modo Max Payne, buscando al desaparecido escritor. Sin más, vean a lo que me refiero y nos vemos en un próximo artículo. ¡Finalmente lo encontraste, Sam querido!



Autor:

Gonzalo Rodríguez

Una respuesta a “El despertar de Alan Wake”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *