Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram
14 octubre 2022

Conversamos sobre The Evil Within en su octavo aniversario

¿Está la creación de Mikami a la altura de Resident Evil?



Como dos grandes fanáticos que crecieron con el género, estamos aquí para celebrar y recordar una de las mayores sorpresas que recibimos en la última generación. A medida que se acerca una década desde su lanzamiento, decidimos sentarnos a hablar en esta temporada de Halloween sobre uno de los juegos de survival horror más notorios creado por el legendario Shinji Mikami. ¿Qué vuelve a The Evil Within en un juego tan especial? ¿Está a la altura de Resident Evil?



Creo que en primer lugar lo que convierte ya de entrada a The Evil Within en un título tan diferencial y hasta decisivo es el hecho de que significó la vuelta de Mikami al género. Estamos hablando del hombre que, en cierto modo, “creó” el Survival Horror, puliéndolo y dándole forma a partir de lo esbozado en títulos como Alone in the Dark y Sweet Home. Su primer Resident Evil, y aun más el subsecuente remake que también dirigió, sentaron rápidamente (y a rajatabla) las bases del género.


Mikami regresando al survival horror tras años de experimentación con diferentes juegos es hasta el día de hoy uno de los momentos más importantes para mi como fanático del género. El regreso del mesías, se podría decir. Ver un juego tan agresivo y brutal creado por el genio detrás de Resident Evil es algo que no se ve todos los días.

Y a medida que nos acercamos rápidamente a una década desde su lanzamiento, empiezo a darme cuenta de lo impactante que ha sido realmente para el renacimiento del género estos últimos años.


Sin duda su lanzamiento en cierto punto pavimentó el regreso del género a las “grandes ligas”, por así decirlo. Recordemos que en ese entonces, el último Resident Evil había sido el 6, sin contar la experimentación con el Revelations en 3DS, el cual poco después recibiría su secuela, estéticamente inspirada sin duda en The Evil Within.


¡Estoy de acuerdo! Revelations 2 toma mucho de The Evil Within con ese mundo oxidado y enemigos que parecen torturados estéticamente, lo que también da un toque de Silent Hill, por supuesto. Pero lo que siempre me llamó la atención es lo imperdonable que puede ser el juego, he visto a gente quejarse de lo injusto que es, pero para mí eso es un encanto, ¿no te parece?


The Evil Within, el primero al menos, es un Survival Horror sin tapujos. El juego es letal y hasta tramposo. Todo en él te quiere matar, incluso el entorno está plagado de trampas, algunas incluso tan ocultas que resulta casi imposible no caer ante ellas. Es verdaderamente una experiencia para los fans más acérrimos del género, completamente despiadada.


Y honestamente, es lo que adoro del juego. Llámame masoquista, ¡no me importa! pero la brutalidad de The Evil Within es lo que lo convierte en un título tan importante para mí. Muchos juegos de terror dan un respiro y te sostienen la mano un poco, tal vez como una especie de miedo a perder el interés del jugador, pero aca esto no importa. Incluso el único lugar “seguro” es espeluznante con Clair de Lune de fondo, que después de un tiempo comienza a hacerte cuestionar la realidad…


El uso de Clair de Lune es, como decís, un tanto tétrico, pero también me gusta mucho el recurso como para, tan solo desde el plano sonoro, adelantarte que estás cerca de uno de los tan famosos “Safe/Save Rooms” que tan característicos son del género y de, sobre todo, la saga Resident Evil. Y sí, concuerdo que la brutalidad del juego es algo esencial que lo diferencia de los demás. Es verdaderamente un título frenético en ese sentido, brutal y muy variado, con alrededor de quince horas de duración donde el jugador pasa por todo tipo de escenarios, algunos que recuerdan a otras sagas. En ese sentido, se siente una suerte de “greatest hits.”




Definitivamente sí. No creo que haya una realidad en la que el primer juego pudiera haber sido replicado de alguna manera, así que el mejor enfoque fue crear algo diferente y refrescante. En este caso, su secuela se sumerge en una especie de mundo abierto con misiones secundarias, lo que realmente me impresiona lo bien que funcionó.


Me parece muy honorable que la segunda entrega haya intentando algo distinto, sin dejar atrás (al menos, no del todo) el ADN del primero. No es muy usual ver un Survival Horror con un mundo “abierto” o “semi-abierto”, como quieran titularlo. Y menos aun viniendo de un AAA. Que se me venga a la cabeza, solo recuerdo un título del palo que intentó algo similar, y ese fue Silent Hill Downpour. Creo que el género se presta un poco a este tipo de mapas, la exploración metroidvania y suministro de recursos limitados puede funcionar muy bien en un mapa de esta medida, si bien debe ser mucho, mucho más difícil de balancear. En líneas generales, creo que The Evil Within 2 lo resolvió bastante bien, a la vez que (para bien o para mal) le bajaron notablemente la dificultad respecto a lo visto en la primera parte; detalle no menor es tener en cuenta que la secuela no la dirige Mikami, sino que aquí el creativo cumplió lisa y llanamente un rol de productor, mientras que la dirección estuvo a cargo de John Johanas, quien también dirigió los DLCs del original.


Ciertamente el juego fue un poco más fácil debido a su variedad más amplia y opciones de sigilo, razón por la cual hice mi primera partida en la dificultad más difícil posible, y woah… qué experiencia fue esa.

Explorar todos los rincones del mundo y resolver pequeñas misiones secundarias por solo unas pocas balas fue muy gratificante. Todo tiene un por qué, y aprecio lo bien diseñado que está porque obviamente no estás solo aquí en esta realidad retorcida. Estar en la mente de un fotógrafo de guerra convertido en asesino en serie es realmente aterrador. No creo que jamás pudiera imaginar algo así, pero The Evil Within 2 se aseguró de que nunca lo olvide.


Es también notable que la segunda parte le da un poco más de personalidad a Sebastian. El protagonista ya no es simplemente un tipo duro de pocas palabras, sino que ahora está directamente arraigado al conflicto: al empezar el juego, lo encontramos sumido en un pozo depresivo tras los hechos del primero juego (y los que lo antecedieron), pero todo cambia para él cuando le prometen que su hija, quien se creía muerta, en realidad está viva.


Creo que es una elección artística increíble tener a un tipo tan misterioso y endurecido en el primer juego (donde ya sabíamos sobre su trágico pasado), y luego en la secuela verlo en su punto más bajo, listo para arriesgarlo todo. Aunque se sienta como una persona diferente en muchos aspectos, también ayudó a humanizarlo. Es genial ver personajes realmente afectados emocionalmente por los conflictos en estos horribles eventos, algo que no vemos muy a menudo con secuelas en este género.


También me gustó especialmente cómo en la secuela desarrollan mucho más todo el tema de STEM, creando en cierto modo un infierno muy personal para los personajes, de a momentos con una alta dosis de terror psicológico, pero sin dejar de lado el frenetismo que caracterizó a la primera parte. Acá, luchar siempre es una opción y, en ocasiones, incluso es la mejor. Excepto cuando aparece el fantasma ese que te acecha, claro… secuencias que personalmente me regaló algunos de los momentos más tensos en los videojuegos, al menos en tiempos recientes.




Que vuelva Mikami a la dirección. Obviamente si vuelve a dirigir Johanas, todo bien, el 2 me gustó mucho, pero también siento que en la secuela se perdió un poco toda esa estética sucia y de enfermedad que tanto caracterizaba al primero, donde la imagen en sí se siente muy palpable y texturizada, mientras que en la continuación todo se ve muy azul y limpio, de alguna manera.


Me encantaría que volviera Mikami, especialmente ahora más que nunca. O sea, miren dónde estamos en lo que respecta a los juegos de terror: The Callisto Protocol, los remakes de Dead Space y Resident Evil 4, además de muchos grandes títulos independientes que brillan entre los fanáticos. Es una era fantástica que necesita una chispa de uno de los principales creadores de estos juegos, y ver un tercer título me haría muy feliz.

Y cuanto más brutal, repugnante y traumatizante, mejor. Quizás algo que experimente con otro estilo de gameplay como lo hizo la secuela, y un nuevo protagonista. El final del segundo juego dejó las puertas abiertas a muchas posibilidades y estamos esperando pacientemente.


Es curioso y hasta divertido que prácticamente todos los AAA de terror tienen algo de Mikami. Dead Space, el original, partió de la base de Resident Evil 4. El remake de Dead Space, de esa misma base; similar con The Callisto Protocol. De hecho, este último incluso mostró secuencias de sigilo o momentos vertiginosos, donde el personaje se desliza esquivando su muerte, que recuerdan mucho a The Evil Within. Quizás soy tan solo yo y mi fanatismo, pero la marca de Mikami está en todas partes, como así también lo estuvo en su momento cuando todos miraban al primer Resident Evil para hacer su Survival Horror.




Resident Evil es mi franquicia de videojuegos favorita, y verla en un punto tan bajo fue honestamente devastador. Así que encontrar el placer de jugar The Evil Within en ese momento realmente lo convirtió en el estándar moderno del género para mí durante mucho tiempo.

La influencia siempre está ahí desde que salió el remake de RE2 en 2019, porque realmente creo que no hubiera sido posible sin The Evil Within 1 y 2. Aunque estos dos juegos no sean tan populares como Resident Evil, tienen un poder de permanencia que sigue intacto hasta el día de hoy.


En cierto punto ambas no tienen comparación, porque buscan generar tensión de maneras un tanto distintas, si bien hay varios puntos de encuentro, algunos expuestos en estos párrafos. No obstante, creo que The Evil Within es sin duda una de las grandes sagas del género, hecha con mucho cariño por el mismo, convirtiéndose así en una experiencia infaltable para todos aquellos que la quieran pasar muy, pero muy mal. Si bien es cierto que su primer entrega tiene muchos elementos similares al mítico Resident Evil 4, no se limita a eso; es decir, no es una mera imitación de la odisea de Leon por España, ni cerca de eso. Tan solo jugar unos pocos capítulos de la aventura de Sebastian Castellanos, el jugador ya se verá rápidamente engullido en este morboso mundo que puede hacerle frente a cualquier otra saga del género. Y eso, solo puede lograrlo un verdadero maestro.



Valoramos estos dos juegos y creemos que merecen mucha más atención por parte de la comunidad del gaming de terror. ¿Qué significa The Evil Within para ti? ¿Crees que tengamos un tercer título algún día? ¿Puede la nueva creación de Mikami considerarse un igual a la mítica Resident Evil?


Autores:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *