Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram
11 noviembre 2021

Conversamos sobre Skyrim

Calabozos, dragones y barriles: una charla sobre el juego de rol que cumple hoy una década



The Elder Scrolls V: Skyrim se lanzó hace exactamente diez años para convertirse no solo en el juego más popular de la franquicia de Bethesda, sino que también uno de los RPGs más aclamados y exitosos de los últimos tiempos. Mientras que la compañía lo celebra lanzando aún otra versión del icónico juego, nosotros en ReConectados festejamos la ocasión repasando qué lo hace tan especial e influyente. Te dejamos con la charla entre AJ e Iván, dos ávidos jugadores de Skyrim que analizan aquí varios aspectos del emblemático título.


Hay mucho que decir sobre un juego como Skyrim, ¿por donde podría empezar? Para mí fue el comienzo de mi amor por los juegos de rol. Recibí la edición legendaria en mi cumpleaños en el año 2013, así que afortunadamente tuve la experiencia completa en mis manos de inmediato. No voy a negar que fue abrumador y me sentí completamente perdido por un tiempo, pero cuando vi el poder de permanencia que tenía Skyrim, comencé a sentirme cómodo en este mundo, tomándome mi dulce tiempo con cada pequeño detalle en el norte de Tamriel, y desde entonces se ha convertido, para mí, en la experiencia RPG definitiva.


Da la casualidad de que yo también lo comencé a jugar en el 2013, y en PS3, que si bien ahora sabemos que no es la manera óptima de experimentar el juego, en aquel momento no lo sabía ni me importaba. En mi caso, Skyrim fue muy significativo en el sentido de que fue uno de los primeros contactos que tuve con el género del RPG, que se terminó convirtiendo en mi favorito. Concuerdo en que, a pesar de que pasé por montones de juegos de rol, sigue siendo el definitivo, al menos en mi corazón.


Mirando hacia atrás en cómo fue en esa generación de consolas y es una locura cómo nos mantuvo ocupados y felices durante cientos de horas. Lo más chistoso es que, con cada nueva versión, sigue sucediendo como si fuera la primera vez. Y como era de esperar, volverá a pasar con la Anniversary Edition.



Creo que la primera vez que viví esa introducción, que ahora se convirtió en todo un meme, fue un momento realmente inolvidable. Puede tener sus fallas, puede ser demasiado lineal y estar llena de bugs, pero al mismo tiempo es icónica y te introduce de manera perfecta al mundo de Skyrim. Todavía recuerdo estar media hora en el creador de personaje ajustando y decidiendo mi clase y raza, y una vez que se termina la secuencia (que me sé casi diálogo por diálogo) es incomparable la sensación de encontrarse libre frente a un mundo inmenso. Aquellos primeros minutos de caminar hacia donde quería resumen de manera perfecta a Skyrim para mí: la promesa, que luego se cumple (en parte), de poder ser quien seas y hacer lo que quieras.


Adoro esa introducción porque establece dos de las historias más importantes del juego principal e inmediatamente te empuja a tomar una decisión. Realmente te da una visión sólida de lo que vendrá sin complicar demasiado las cosas, me encanta. Pero debo decir que lo que me enamoró de Skyrim y me enganchó instantáneamente fue llegar a Whiterun y convertirme en un “Companion”. Ser parte de una pequeña familia de guerreros, tener tu propia habitación con todas las cosas que has recolectado a lo largo de tus aventuras realmente me hizo muy feliz. Luego, por supuesto, convertirte en un héroe de esta ciudad y poder tener tu propia casa con tu guardaespaldas personal. El hecho de que pueda hacer esto en todas las ciudades es realmente impresionante. Cada una comparte sus propias ideologías, arquitecturas, clanes y mucho más que las distingue de formas únicas. Y hasta el día de hoy, todavía encuentro pequeños detalles.


Desde luego, las líneas de misiones secundarias incluyendo la de los Companions son una parte crucial de Skyrim, hacen que realmente se sienta como un mundo que básicamente, te pertenece. Todas tienen lo suyo, pero en lo personal mi questline favorita es la de la Dark Brotherhood, cuya conclusión está grabada en mi cerebro probablemente para siempre. Y en cuanto a las ciudades, la que siempre me impactó y en la que aún pienso de vez en cuando es Markarth, que cumple la difícil tarea de destacar entre tantos entornos hermosos.


El primer susto que me dio Skyrim fue la carta enviada por la Hermandad que solo tenia escrita “lo sabemos”. Cambió por completo el tono del juego para mí, al menos por un tiempo, y realmente se convirtió en una de las historias más extrañas y únicas que he experimentado en el género. ¿Quién diría que podríamos ser una especie de Assassin’s Creed satánico?



Es una cuestión de preferencia más que nada, para mí lo único que me saca de la inmersión son los modelos de personajes y la falta de actores de voz. La mayoría de los NPC se ven y suenan igual y es un poco molesto hoy en día. Pero cuando comparas eso con el mundo rico que tienes a tu alrededor, con personajes que tienen una vida diaria, un nombre, una casa y una muerte permanente, entonces para mí realmente eclipsa el aspecto negativo. El combate tampoco es el mejor que existe, pero con la cantidad de variedad que tiene, tampoco es un problema para mí.


Pienso igual con respecto a los NPC; distrae un poco lo genéricos que se ven y suenan a veces, pero aunque rompe un poco la inmersión, también es ya a esta altura parte del encanto del juego. Y pensaba exactamente en el mismo punto sobre esta pregunta: el combate. Por supuesto que hay mods que lo mejoran, al igual que todo aspecto del juego, pero así como está es un poco vacío y repetitivo. Creo que en los demás aspectos, el juego está a la par de cualquier otro triple-A de hoy en día.


Ser un encanto es un buen punto la verdad, también me gusta lo importante que es el tipo de raza que puede ser un personaje, esto no solo se muestra a través de su piel sino también de su vocabulario, las cosas que tiene en casa y todo lo relacionado con su cultura, incluso el NPC más random de un pueblo mostrará estos detalles, es fascinante. Y como dijiste, todavía está en en el top con los juegos triple-A más importantes en la actualidad. Pequeños detalles como estos hacen que sea un título muy relevante hasta el día de hoy.



Si no es el más influyente, está muy cerca de serlo. Tantos juegos de mundo abierto han tomado algunos aspectos fundamentales de diseño de los cuales Skyrim fue pionero, o al menos popularizó, que es difícil pensar en otro título que esté más presente de manera tácita en los videojuegos de hoy en día. Desde elementos de la interfaz como el compás y la manera de mostrar el inventario, hasta la estructura de las misiones y la disposición de los calabozos, por nombrar algunas cosas puntuales, siguen apareciendo en todo tipo de juegos.


Absolutamente, incluso Elden Ring, que proviene de un género que básicamente definió la última década, tiene un minimapa inspirado en Skyrim. Este juego de rol tomó la idea del “elegido” y la llevó a un nivel extra con un mundo que te permite hacer todo lo que quieras en una partida y experimentar con cada escenario que el juego te presenta. Lo cual es excelente, honestamente, porque siento que el género era un poco más de nicho antes de esto. Skyrim tiene mucho contenido y hay mucho que aprender y hacer, pero al mismo tiempo lo eleva de una manera muy accesible que no asustaría a los nuevos jugadores.


Claro, creo que Skyrim se debería llevar una gran parte del crédito por tomar el género y llevarlo al mainstream de manera tal que no se había visto hasta el momento. E incluso desde entonces, pocos juegos han logrado lo mismo ateniéndose a las “reglas” principales de los RPG tanto como lo hace Skyrim. Y eso que dijiste al final también es clave: atrae tanto a los que ya están familiarizados con el género, como al público en general, y eso es parte de lo que lo hace tan especial.


Encuentra a los autores en Twitter:

AJ Almoza
Iván Castillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *